dimarts, 29 de maig de 2012

Trastos

Aparto los trastos a un lado en la mesa No sé si resistiré Sí claro Qué iba a hacer Una incógnita Fétida congelación del espíritu Una extraña agitación me disuade Absurdo el esfuerzo Desorden caos Papeles Recetas trankimazín orfidal quetiapina A veces me dejo dosis Suena una música Ccucurrucucú palómaa De repente resuenan los tambores en la calle estrecha Árboles oscurecen la casa Sin luz Petardos Huele a pólvora y orina La ventana abierta Intenso el calor Brotael sudor Gritan allí fuera Es la salsa de la vida La sangre cubana chilla Putea Se parte el culo La miseria se deleita Amontonados cuerpos en los pisos patera Da igual Mucho sexo en todas partes Huele a meado Negros gritando Están sordos No hablan chillan Gigantes nalgas de negra danzando Magia turbadora En el Vaticano han violado y asesinado a una joven de 16 años Sigue todo igual El profundo dolor Insoportablemente sucio el ambiente Las manos están inquietas Cuando despierto este alud de cosas me caen encima La mañana es un ocaso De momento seguiré así Personas cerca sólo mezquinas Cada una a lo suyo Repugnante morir cotidiano.